Home Opinions La Sazón

La Sazón

Durante la última reunión de SOMOS (la organización estudiantil Latinoamericana en el campus), una integrante de la organización compartió un tema de conversación en el que se presentaba la diferencia entre independencia y autonomía en el contexto Latinoamericano. Ella habló de la independencia de los países centroamericanos de la corona española, así como también de la disolución de la República Federal Centroamericana. El argumento que se planteó fue si verdaderamente los países Latinoamericanos lograron la independencia, o si en cambio deberíamos referirnos a este evento histórico más como autonomía. Este debate me dejó pensando mucho, puesto que nunca había considerado las diferentes connotaciones que implica la palabra independencia. Usualmente celebramos “el grito de independencia” como el momento en que dejamos de depender de Europa, sin embargo, cuestionarse si verdaderamente Latinoamérica es una región independiente es válido. Por lo tanto, he decidido escribir este artículo en relación a esta pregunta que compartió Nazareth a SOMOS.

El término independencia se define como una condición en la cual un territorio no depende política o económicamente de otro, es un estado de libertad relativamente absoluta. A diferencia, el término autonomía se refiere a la capacidad de obrar y tomar decisiones por uno mismo. Estas decisiones pueden ser a nivel gubernamental, lo cual implica la capacidad de gobernarse bajo leyes y organismos propios. Aunque ambos conceptos se asemejan en cuanto a la capacidad de decisión que un territorio posee, el concepto de independencia trasciende a la capacidad de valerse por sí mismo. Es decir, un territorio es autónomo cuando este tiene la oportunidad de decidir sobre su territorio, mientras que un país es independiente cuando las decisiones de este no dependen de la influencia tanto política y económica de otras naciones.

Por lo tanto, ¿Es válido decir entonces que los países Latinoamericanos son independientes? ¿Es mejor decir que son autónomos? Al pensar en la definición de independencia, tanto histórica como actualmente Latinoamérica ha sido dependiente de la intervención económica y política de naciones “más desarrolladas.” Pueda que nos hayamos liberado de España, sin embargo, somos independientes o autónomos? Parece que el concepto de autonomía es más adecuado en el contexto Latinoamericano. Quizás podamos decir que cada nación tiene el poder de decidir por sí mismo, lo cual no significa que dichas decisiones no estén influenciadas por intereses de terceros. Sin embargo, ¿existe alguna nación que sea verdaderamente independiente o autónoma con la globalización del siglo XXI?

novoav1@stolaf.edu
Manuela Novoa Villada ’21 is from Bogota, Columbia. Her majors are sociology & anthropology and philosophy

Edited by: Carlos Fernandez Lopez